Análisis del torno Chester Craftsman

 

Este análisis personal lo hago para informar algunos detalles y contradicciones que presenta este torno con su ficha técnica, en donde algunos datos no son verdad, y a la hora de hacer la compra, no se puede comprobar si de verdad lo que ofrecen en su catálogo se corresponde o no con lo que en realidad uno recibe.

 

Lo primero y una de las cosas mas negativas, es que si se adquiere este torno para hacer roscas métricas, a pesar que en su catálogo de venta indica que puede hacer toda la gama o rango de roscas desde 0,25 a 7,5 mm., esto es totalmente falso, ya que en la realidad solo hace unas cuantas y no hay mas que ver la tabla de roscas métricas que trae el torno, en donde hay muchos espacios vacíos,

 

 

sin embargo, viene perfectamente preparado para hacer roscas Imperiales o whitworth, ya que con una sola combinación de engranajes se realizan todas las que ofrece. Esta es la otra pega ya que a pesar de que uno adquiere y paga el torno por su caja Norton para no estar cambiando engranajes y agilizar el trabajo, como ocurre con las roscas Imperiales, lamentablemente hay que estar haciendo combinaciones para las roscas métricas, con lo que la comodidad ya no existe.

Probando todas las posibilidades con los engranajes que ofrece el fabricante, que son dos de 40 dientes, otro combinado de 127/120 dientes y dos individuales mas de 32 y 30 dientes respectivamente, de todas las ochenta combinaciones (Las comprobé todas), faltan engranajes para hacer las siguientes roscas mas habituales en tornillos estandarizados:

0,35 – 0,40 – 0,45 – 0,80 – 0,90 – 1,75 – 3,50 – 4,50 – 5,50 – 6,50 – 7,00

Siguiendo con el análisis, nada mas llegarme el torno y sacarlo del embalaje, está en un estado extremadamente descuidado y sucio. Los niveles de aceite indican que no hay dicho líquido en los depósitos llamando la atención lo oscuro que están las ventanillas o escotillas de comprobación del nivel, y al indagar si por lo menos había algo, pues nada de nada. Totalmente secos los engranajes en algunos casos y en otros debido a los derrames, solo hay restos en el fondo del contenedor. Si viene así de fábrica, pues podrían advertir antes de encenderlo, que se les ponga sus respectivos niveles, aunque por las huellas de los chorretones del lubricante, que han dejado la huella en la pintura del torno, me temo y en efecto lo es, que la respuesta real es que hay un fallo en las empacaduras (Como muestro mas adelante). Al revisar las mismas he podido comprobar que las juntas tóricas estaban defectuosas o mal colocadas, y claro el aceite se filtra hacia el exterior, y su aspecto no es el de un lubricante nuevo.

Como se puede observar en las siguientes fotos las huellas de las fugas del lubricante son mas que evidentes y la razón es muy sencilla. Una mala instalación de las piezas, no quitar los restos de pintura de los bordes, y unas gomas que no son especificas para el aceite. Son juntas con un alto contenido en azufre, para otros usos, pero no para evitar el ataque de los agentes que contienen los aceites minerales.

En la foto se puede observar, que el lubricante lleva tiempo fugándose, ya que la pintura está coloreada con el tono del aceite, y si se fijan bien, es un aceite sospechoso. El aspecto del aceite es como el que uno le saca a una máquina usada. No se si es aceite reciclado, o de desecho, pero tiene muy mal aspecto, y un olor característico.

 

 

 

Al ver con detalle de la ventanilla del nivel de aceite, se puede apreciar mejor lo que digo del aceite. También se pueden ver restos de la pintura, ya que han pintado sin tener la precaución o bien de tapar el orificio para que no penetrase la pintura, o bien retirarla antes de insertar el visualizador de nivel. Con esta superficie tan irregular es imposible que la junta tórica cumpla su función, aunque fuese la indicada para este fin.

 

 

 

 

Pero además de que la junta tórica no puede cumplir su función, está un detalle mas importante aun, y es que el material con el que está elaborada, no es resistente a los lubricantes. En un torno nuevo recién adquirido, es imposible que un sello de goma presente este aspecto, como si se tratase de un material que hubiese estado expuesto a los lubricantes por décadas.

Para demostrarlo pueden observar, como he tirado un poco de la goma, que está completamente rígida, y esta no regresa a su sitio.

 

 

 

 

Aquí acababa de llenar el torno con su lubricante después de reparar las juntas tóricas. Vean como ahora no hay fugas, y todo asienta bien.

 

Fíjense lo que hablaba de lo sospechoso del lubricante, y de como el tono quemado del aceite ha penetrado en la pintura, además de un olor característico cuando este se ha sometido a un uso abundante y altas temperaturas.

 

 

Así me llegó el torno. Y aunque le he cambiado el lubricante que le he introducido cuando cambié las juntas tóricas, se puede ver en la foto anterior que otra vez está completamente oscuro con apenas unos minutos de uso, señal de que en el fondo del contenedor hay restos de lubricante. Al final he tenido que volver a drenar el lubricante, introducir gasoil lavar bien extraer todos los restos, que no fueron pocos, y volver a llenarlo con lubricante nuevo. Ahora luce un aspecto normal.

Otro aspecto muy descuidado es el acabado comenzando por los orificios de los tornillos y ejes. No existe el mínimo de cuidado al echar la masilla para corregir las imperfecciones, ni la posterior pintura. Se ve claramente que lo hizo alguien que no tiene idea de esto, tapando todo lo que encontraba a su paso, y luego cuando le instalaron las piezas, pues en vez de rectificar para que los bordes no presenten irregularidades, introdujeron las piezas, como pudieron agrietando la superficie a su alrededor.

Las fotos hablan por si solas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y no solo en los tornillos y ejes, si no en partes muy importante en la máquina. Esta foto es donde esta el cabezal del torno, un sitio bastante delicado:

 

Además de los orificios y otras partes mas importantes, el acabado en general deja mucho que desear. Parece que el torno fuese de segunda mano y muy maltratado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Y no solo hay con partes con un mal acabado, si no sencillamente en otras ni siquiera tienen un acabado mínimo para proteger el metal desnudo. De hecho si se observa se ve óxido sin aún estrenar el torno.

 

 

 

 

 

 

 

La señalización también está muy mal diseñada. Visto así no se parecía tanto, pero al estar desde arriba y con los dos ejes de las palancas tapando los huecos, las referencias de la placa, al no estar alineadas, confunden bastante costando alinear los huecos con el eje.

 

 

Para proteger el equipo me tomé la libertad de imprimir una capa protectora a las partes desnudas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otro aspecto es el manual que trae de fábrica. Es de lo mas escueto que he leído en mucho tiempo y no trae casi nada acerca del torno y lo que trae es de forma esquemática y la mayoría de las veces, desacorde con el equipo. Por ejemplo el esquema del circuito eléctrico no trae ni un solo cable señalizado y lo que es peor los cables los unen en uno solo en un extremo y en el otro los vuelven a abrir como si uno fuese adivino para saber donde va cada uno. INCREIBLE.

 

Menos mal que gracias a la gente de Tecnomáquinas que se preocupa por sus clientes, me facilitaron el manual de su hermano de la marca Warco, en donde el manual está a la altura de las circunstancias, y aunque no coincide el circuito eléctrico, si señala donde van cada una de las conexiones.

 

 

Otro aspecto son los nonios o diales. Si bien es una ventaja que estén tanto en pulgadas como en milímetros, no se esmeraron mucho en poner los marcadores para los mismos. He de decir que ayer mismo me he cortado con uno de ellos. Son bastante molestos para poner el dial en cero ya que los dedos tropiezan con los mismos, y cuando se limpian se meten los hilos debajo de los mismos.

 

Este en particular fue el que me cortó con sus esquinas afiladas y lo que es peor, las marcas no viene en bajo-relieve, si no que están impresas, con lo que su durabilidad es bastante efímera.

 

 

 

 

 

 

 

Página Siguiente